lunes, 26 de febrero de 2018

TÍTULOS HONORÍFICOS DE SAN SEBASTIÁN.01

MERCED DEL TÍTULO DE MUY NOBLE Y MUY LEAL VILLA DE SAN SEBASTIÁN
POR CARLOS V (1522)

DON CARLOS, por la Divina clemencia, rey de romanos, Emperador semper augusto, doña Juana su madre, y el mismo D. Carlos, por la gracia de Dios rey de Castilla, etc. Acatando los buenos, leales y señalados servicios que el Concejo, justicia y regidores homes fijosdalgo de la noble villa de San Sebastián nos han fecho y hicieron a la corona real de estos Reinos, especialmente el año de 1512, al tiempo que el ejército de los franceses entró en la provincia de Guipúzcoa, y estando presente mi trompeta, con quien les enviaron a requerir los dichos franceses que se rindiesen a ellos prometiéndoles grandes partidos, no le quisieron escuchar y quemaron ciento cincuenta y seis casas que había en el arrabal de la dicha villa con todo lo que dentro de ellas estaba para se mejor defender: otro día siguiente cercaron los dichos franceses la dicha villa, y la combatieron reciamente para la tomar, y los vecinos de la dicha villa con muy poca gente que en ella se halló, continuando la lealtad y fidelidad con que siempre usaron servir a nosotros y a la corona real de estos nuestros Reinos, se defendieron y resistieron a los contrarios e hicieron gran daños en ellos y les expelieron y hecharon de sobre la dicha villa y sus límites: consiguiendo esto mismo el año pasado de 1521 al tiempo de los movimientos y alborotos que hubo en estos Reinos, el concejo de la dicha villa y vecinos de ella fueron uno de los primeros pueblos que se señalaron y mostraron en nuestro servicio como fieles y leales súbditos, y para llevar adelante su firme propósito se juntaron todos en la iglesia mayor de la dicha villa y juraron sobre la cruz y los santos evangelios de estar, vivir y morir en nuestro servicio y por ninguna cosa que interviniese de no se juntar ni allegar a los que se llamaban y decían de comunidad, que anduvieron en nuestro deservicio; y fecho el dicho juramento, lo pregonaron públicamente por todas las calles de la dicha villa, lo cual ellos conservaron y guardaron muy cumplidamente.  Y aunque fueron requeridos por algunas Ciudades de las que estaban en nuestro deservicio y por comunidad y que fuese de su opinión y enviasen gente a les favorecer, haciéndoles grandes prometimientos, nunca los pudieron atraer a lo que quisieron, ni mudar de su propósito (antes estuvieron (antes estuvieron) muy firmes en nuestro servicio; y perseverando en ello, siendo hechado de la provincia de Guipúzcoa el licenciado Acuña, del nuestro consejo real, que en dicho tiempo enviamos a la dicha provincia por corregidor, la dicha villa lo recibió y defendió, y estuvo en ella hasta tanto que le enviamos a mandar que viniese a residir en el Consejo, porque así cumplía  a nuestro servicio. Y acatando de como del año pasado, al tiempo que los franceses cercaron la villa de Fuenterrabía, antes que la ganasen, fue socorrido por mar de la dicha villa de San Sebastián por dos veces con gran riesgo y peligro, y murieron algunos vecinos de la dicha villa en el dicho socorro y otros muchos y señalados servicios, que nos han fecho, todo lo cual es digno de memoria y mercedes. Por ende es nuestra merced e voluntad que para en alguna recompensa de lo susodicho que  la dicha villa de San Sebastián de aquí adelante para siempre jamás se pueda llamar e intitular noble y leal por sus hechos y servicios, y merecen este título. E prometemos que de aquí adelante en todas las cartas y provisiones que para la dicha villa mandáremos librar la mandaremos intitular y nombrar noble y leal.  E mandamos al presidente y los del nuestro Consejo y oidores de las nuestras audiencias, y otras justicias cualesquier y al corregidor que es ó fuere de aqui adelante de la nuestra noble y leal provincia de Guipúzcoa, que en todas las cartas y provisiones que para la dicha villa mandaren librar y libraren intitulen y nombren a la dicha villa noble y leal. Otro si, mandamos á todos y a cualesquier nuestros escribanos públicos que en los contratos y autos judiciales y extrajudiciales, que por ante ellos pasaren en la dicha villa, la nombren y escriban en la cabeza de ellos nombrando noble y leal, y que ningún escribano de la dicha provincia no sea osado de nombrar nin poner en escritura pública de otra manera. E los unos ni los otros non fagan ende al por alguna manera so pena de la nuestra merced y de diez mil maravedís para la nuestra cámara a cada uno que lo contrario hiciere; é demás mandamos al home, que les esta nuestra carta mostrare, que los emplace que parezcan ante nos doquier que seamos del día que los emplazare fasta quince días primeros siguientes so la dicha pena, so la cual mandamos á cualquier escribano público que para esto fuere llamado que dé ende al que se la mostrare testimonio signado con su signo, para que nos sepamos en cómo se cumple nuestro mandado. Dada en la Ciudad de Vitoria á 13 días del mes de Abril de 1522 años.-El Condestable.-El Almirante.-Yo Pedro de Zuazola, secretario de sus majestades, la fice escribir por su mandado.-Los gobernadores en su nombre.-Registrada, Juan Gutiérrez de Santillana.-Zuazola, canciller.

(FUENTE: Boletín de Información Municipal, núm.1, año de 1959)

lunes, 15 de enero de 2018

El Cementerio de los Ingleses

LA HOJA DEL LUNES.
15 de ENERO de 1968
Siempre es de agradecer que los forasteros se ocupen de nuestra ciudad, más aún si lo hacen en letras de molde, o sea, con publicidad, redundante siempre en favor de nuestro pueblo.Naturalmente, no podemos evitar que el espíritu observador y crítico de quienes nos contemplan deje de incidir en aquellos puntos en que las cosas de la ciudad no andan del todo bien. Es el caso del artículo publicado en "Digame", por Manuel Tovar, referente al Cementerio de los Ingleses, del monte Urgull.
Presenta el articulista la fisonomía de dicho cementerio como el lugar romántico por excelencia de nuestra ciudad, "muy visitado por numerosas parejas de enamorados que llevan libros de versos de Bécquer, Espronceda o Amado Nervo, para leerlos e interpolar en ellos sus juramentos de amor eterno".
El periodista, después de rendir tributo de admiración a tan apacible ámbito, en plena montaña y frente al mar, a la sombra de propincuos pinos, y aislada por tallados setos, se lamenta del "inexplicable abandono" que se repira en dicho lugar. "No decimos nada nuevo -añade- al decir que este pequeño cementerio no está conservado como debiera. Y, en este caso, no son válidas las vulgares y tópicas excusas administrativas de la falta de créditos para este gasto o del nombramiento de una comisión que estudie el caso. Y no lo son porque el gasto de su reparación sería tan pequeño que no vale la pena discutirlo, teniendo en cuenta, sobre todo, que la "bonne tenue" de este histórico y pintoresco lugar redundaría en beneficio de la belleza de un monte ya de por sí tan bello, y que tan buena impresión causaría a sus forasteros visitantes."
No es la primera vez que se habla en este tono, ni tampoco nos ha hecho falta que venga nadie de fuera a recordarnos lo que ya la prensa local y los vecinos y periodistas donostiarras han dicho y vienen diciéndolo desde hace tiempo. No menos cierto es que, en ciertas ocasiones y determinados momentos, la administración municipal, a cuyo cargo corre el mantenimiento en forma de dicho cementerio, se ha ocupado de él; pero el hecho cierto y real es que no basta prestarle atención un buen día, para luego olvidarlo durante luengos meses, comono basta quitar el polvo o barrer una habitación de Pascuas a Ramos, cuando estas cosas hay que hacerlas todos los días.
Esto quiere decir que la organización del monte Urgull adolece de algún fallo, cual es -y a las pruebas y quejas del público y de la prensa nos remitimos- el de una falta de cuidado regular y constante de dicho cementerio.¿O es que un monte, todo un parque municipal como el monte Urgull, carece de un jardinero siquiera que se ocupe de él regular, diaria y sistemáticamente, sin que la prensa y los visitantes más o menos forasteros tengan que dar bocinazos para que se atiendan cosas tan elementales y sencillas como las que constituyen el decoro de un jardín público?
El primero que se ocupó de este cementerio, en función de exponente público, fue Wilkinson, quien, en su famoso album de 1838, lo presentó al público inglés a través de sus doce archirománticas estampas de Guipúzcoa, todas ellas interesantísimasy a cuál más bella. La de este cementerio fue una de ellas. No fue, sin embargo el propio Wilkinson quien tomó el apunte que había de concretarse en la lámina número 12 de la colección, sino uno de sus colaboradores, Mr. Edward Hassell, pintor de paisajes y acuarelista, nacido en Inglaterra, y muerto en Lancaster, en 1852, si hemos de dar crédito a Benezit.
"Salvaje grandeza del paisaje" dice Wilkinson, refiriéndose a este lugar, en el que, además de la tumba del general español Gurrea, muerto en los campos de Andoain, el 29 de mayo de 1837, están las de algunos de los  jefes y oficiales de la Legión Británica que lucharon al lado de las tropas españolas adictas a la reina Isabel II, tales como los dos primos, coroneles, Tupper y Oliver de Lancey; el teniente Coronel  Courtenay Chadwick, la señora de Callender, esposa del inspector general de hospitales de la Legión, y otros varios.
Próximo a este cementerio se halla el recién inaugurado balcón de Zaragüeta, alcalde que fue de nuestra ciudad, y bajo cuya administración dicho monte pasó a ser de la propiedad y pertenencia del Ayuntamiento donostiarra. Este pequeño conjunto de balcón y cementerio debiera en efecto, merecer la mayor atención, bien sea del patronato de dicho monte, en cuanto de arqueológico tiene; bien directamente del propio Ayuntamiento, en cuanto parque público de la ciudad. No se trata de gasto, como dice, con razón, el señor Tovar, sino de gusto. Partiendo de estas premisas de gasto y gusto solventadas, sólo nos resta por tener el gesto.

UN DONOSTIARRA

Proyecto de la Red Telefónica Municipal

UNIDAD.
09 de ENERO de 1968
Diez mil nuevos teléfonos para dentro de dos años.

A la expectativa de que el Tribunal Supremo decida la ejecución de las sentencias que ganó San Sebastián.

Entre tantos temas candentes en este despertado dinamismo de la vida donostiarra que con los confrontamientos de los diferentes puntos de vista atiende con absoluta unanimidad, al deseo de una nueva etapa de prosperidad para San Sebastián y sus habitantes, uno de ellos es el del teléfono municipal. ¿Cuál es su futuro?¿Qué hay de las sentencias del Supremo?
Hemos ido con las preguntas al concejal señor Soroeta.

La Red Telefónica Urbana Municipal tiene en estudio una ampliación de 10.000 líneas, que equivalen a otros tantos teléfonos. El coste será de 200 millones de pesetas. Con esta ampliación se cubrirán todas las peticiones existentes en la actualidad, que suponen aproximadamente la misma cantidad, 10.000 teléfonos.
Para financiar esta ampliación se recurrirá al Banco de Crédito Local, institución crediticia estatal encargada de conceder créditos a las corporaciones locales. En el caso de que el banco rechazase nuestra petición, la Red Municipal ha pensado en la posibilidad de recabar los fondos necesarios mediante la emisión de una Deuda Pública que debería ser cubierta preferentemente por los bancos y cajas de ahorros de la ciudad de San Sebastián.
Si el Banco de Crédito Local acepta, la R.T.U.M. empezaría inmediatamente el estudio de un presupuesto extraordinario con el fin de que dentro de este mismo año 1968 estuviesen en marcha las obras previas a la instalación de los aparatos. Instalación que podría estar terminada en dos años, es decir a lo largo ce 1969 y 1970. El montaje de los teléfonos se hará por riguroso orden  de antigüedad en las solicitudes, por cada uno de los sectores de la ciudad.

COMUNICACIÓN DIRECTA ENTRE SAN SEBASTIÁN Y EL RESTO DE LA PROVINCIA.

Al margen del proyecto citado el señor Soroeta ha dicho que la R.T.U.M. tiene planteados dos problemas fundamentales. El primero es la comunicación directa de San Sebastián con el resto de la provincia. Está en vías de solución porque los técnicos de la Red Municipal y de la Compañía Nacional se hallan en conversaciones para resolver el asunto. Anteriores a estos contactos hubo otros por los que la nacional pidió a la municipal que los centros provinciales pudiesen comunicar directamente con San Sebastián. La red municipal aceptó en caso de que hubiese reciprocidad: comunicación directa desde San Sebastián con los centros ajenos a ella. Se llegó a un acuerdo pero cuando se iban a importar ya los materiales, la Compañía Nacional se volvió de lo acordado.

PETICIÓN AL TRIBUNAL SUPREMO PARA QUE EJECUTE SUS SENTENCIAS.

El extrarradio es el segundo problema. Los Ayuntamientos de esta zona tenían el compromiso de que el día que dejasen la explotación de la red provincial, dicha explotación pasase a la R.T.U.M. A pesar de ello, la red provincial pasó a depender de la nacional; así lo comunicaron los Ayuntamientos de Oyarzun y de Pasajes.El Ayuntamiento de San Sebastián recurrió al Tribunal Supremo y este dió la razón a San Sebastián declarando nulos los acuerdos de los Ayuntamientos de ceder la explotación a la compañía nacional.
El Ayuntamiento de San Sebastián ha pedido al Tribunal Supremo la ejecución de las sentencias. Hasta elmomento no tenemos noticias de la decisión del Supremo.
El señor Soroeta añadió: no me cabe la menor duda de que esta situación de litigio es la causa por la que San Sebastián no haya entrado aún a formar  parte hasta la fecha en la red automática nacional en las que están incluidas ciudades de menor categoría que la nuestra.
Por último ha manifestado que muchas personas no se dan cuenta de la labor positiva que realiza la red municipal.Prueba de sus trabajos son los 3.000 teléfonos colocados en los últimos 2 años y la petición para que se ejecuten las sentencias del Supremo, paso este importantísimo para la solución del problema.

JOSE LUIS MINONDO

lunes, 8 de enero de 2018

Paradojas Pascuales.

HOJA DEL LUNES.
08 de ENERO de 1968
Paradojas Pascuales

No deja de ser paradójico -es la palabra más inocua que se me ocurre- el hecho de que el Nacimiento por autonomasia lo celebre el pueblo cristiano con ágapes que parecen ser el ideal y la culminación de estas fiestas.
Este año, dos circunstancias parecían destinadas a frenar este despilfarro: por una parte, las palabras del Papa aconsejando moderación en este orden de orar; y por otra, la campaña de austeridad suscitada por nuestro Gobierno. La realidad, sin embargo, ha sido muy otra, al menos por estas latitudes: tanto las fiestas de la Pascua propiamente dicha, como las correspondientes a la salida del año viejo y a la entrada del nuevo, por no decir nada de la fiesta de Reyes, se han caracterizado por la euforia con que, desde el punto de vista estrictamente económico, se han celebrado, tanto en nuestra provincia como en su capital.
Sin ánimo de ahondar en el tema ni de llegar a sus íntimas conclusiones, salta a la vista que la mayor parte de nuestros compatriotas no se ha privado lo más mínimo en el dispendio característico y tradicional de estas fechas, tanto por lo que se refiere a las personas mayores como a los niños. Los manjares y bebidas más exquisitos han repleto nuestras mesas, y los Reyes han traído a nuestros hogares -y hasta quienes no los son- los regalos más caros.
Hablando de todo esto, algunos comerciantes me han manifestado explícita y casi espontáneamente, que el comercio no tiene de qué quejarse, pues tanto el ramo de la alimentación como las jugueterías, por no decir nada de los establecimientos de lujo dedicados al artículo regalos, han trabajado muy bien. No había más que contemplar las tiendas y al público que las abarrotaba.
No las tenían todas consigo los comerciantes a priori, pues tanto las recomendaciones papales como las estatales, hacían prever una moderación y austeridad por parte del público que, naturalmente, había de influenciar notablemente las ventas.
Un determinado establecimiento de un género tan superfluo o que puede ser considerado como de lujo, cual es el de los discos, conoció este año y por estas fechas una venta casi al doble de la registrada el año anterior. Y lo probable es que no se trate de un caso aislado, antes por el contrario un caso general.
Otro comerciante me comunicaba que, tan sólo por compromiso, esto es, por no decir que no lo tenía, adquirió para su más o menos eventual o hipotética venta al público, una serie de juguetes de todo punto caros. Cual no sería su sorpresa al ver que fueron los primeros que se vendieron, dándose el caso insólito de que los juguetes baratos fueron en su mayor parte los que quedaron más o menos invendidos.
Uno ignora que es lo que haya podido ser, en este orden de cosas, en el resto de España; pero lo que ha sucedido en Guipúzcoa y en San Sebastián, ha sucedido asimismo en Vizcaya y Bilbao. Habiéndome encontrado por estas fechas en dicha capital y provincia, no pude menos de notar la tremenda euforia que caracterizó a los ágapes de Pascua y de año nuevo. Los mismos diarios de Bilbao no sólo no ocultaron, sino que pusieron de relieve el hecho de que, tanto en el mercado de abastos como en los establecimientos de la alimentación, la venta que más aceptación tuvo fue la de los artículos más caros, hasta el punto de que carne y pescado congelados quedaron de sobra, en tanto que las angulas, por ejemplo, que alcanzaron un precio exorbitante, se quedaron cortas: de haber habido, se hubieran vendido muchas más. Verdad es que se trata de las dos provincias españolas que, dicho sea en nuestro honor, gozan de la renta per cápita más alta de la Península.
Uno no sabe si regocijarse de esta tónica o deplorarla. El comercio, por ejemplo, la considera plausible; los comerciantes y los economistas, por su parte, ¿Qué dicen? ¿Dónde está el concepto místico y el consejo de austeridad de que se habla tanto?
¡Qué contraste ante el hecho que se conmemora y el modo de conmemorarlo! No pude menos de detenerme ante el escaparate de aquella lujosa tienda de artículos de piel, en el que, sobre un abrigo de visón de muchos muchos miles de pesetas, habían colocado un niño desnudo recién nacido. ¡Menos mal que en el establecimiento había calefacción por todo lo alto!

UN DONOSTIARRA.

CALLEJEANDO POR DONOSTI: Santa Catalina

LA VOZ DE ESPAÑA.
05 de ENERO de 1968.
Al recordar esta calle la Cofradía de Mareantes de Santa Catalina, une San Sebastián con Edad Media. Pero ¿qué fueron y como actuaron las Cofradías?
En aquel largo ciclo histórico, la economía de la ciudad destruyó la economía aldeana. La ciudad -pavimenta entonces sus calles y mercados- redujo las aldeas a un régimen de subordinación. Los productos del campo no irían ya a la sede del señor, sino al mercado de la ciudad más próxima, adonde se llevaban los excesos de las cosechas. Ya no se pagaban las deudas "en servicios", sino con moneda (existía un respeto religioso por la deuda). Así nació el nexo monetario de nuestra sociedad, y con él la competencia.

Resurge la fiesta del "ASTOTXO"

LA VOZ DE ESPAÑA.
05 de ENERO de 1968
Fatalmente, al hermano burro lo tratamos con desprecio y a palos. No pretendo pergeñar una ora juanramoniana. Mi deseo es más sencillo: dar a conocer al lector una antiquísima costumbre practicada en la villa guipuzcoana de Lazcano, donde los bípedos racionales ensalzan la simpática figura del cuadrúpedo asnal.

La fiesta del borrico.

Llamada en la comarca "fiesta del astotxo" data exactamente del año 1622. Corresponde a una fundación de la "Hermandad de la Virgen Santísima Nuestra Señora Desterrada", concedida por el Papa Inocencio X al municipio de Lazcano, por intercesión de doña María de Lazcano, esposa del corajudo almirante donostiarra Antonio de Oquendo, terror de los corsarios y vencedor de las batallas de Pernambuco y Las Dunas.
Permitame el lector un inciso histórico curiosisimo: Un antepasado de la casa Lazcano fue bautizado en la ermita de San Adrián de Aitzgorri, siendo padrinos Juana la Loca y Felipe el Hermoso y al que impusieron el nombre de Felipe.
La fiesta mayor de la hermandad, vulgarmente llamada "del astotxo"-sin el menor ánimo de satirizar-, desde la citada y remota fecha de 1622 se ha celebrado ininterrumpidamente coincidiendo con la dominica primera después de Reyes, en conmemoración litúrgica de la huída a Egipto.
Unicamente se registraron tres interrupciones: en 1795, 1809 y el bienio 1811 y 12, motivadas por revoluciones y otras zapatiestas.

Obsequio de maíz para el burro.

Concluido el ciclo navideño, en que el Niño ocupa el centro de nuestros sentimientos, el primer domingo después de Epifanía, el principal protagonista pasa a ser el paciente asno, con el que la Sagrada Familia huye al destierro.
Ha sido inveterada costumbre que chavalitos y visitantes del grupo escultórico que evoca el evangélico pasaje, puestos a la veneración en el cenobio de las Recoletas Bernardas obsequien al pollino con "artaburuk" o panochas de maíz.
A cambio del vitamínico manjar clásico de la tierra, las monjas distribuían obleas.Desgraciadamente, no todos daban el mismo inocente significado a las hostias, lo que determinó la ruptura de una tradición secular.
La fiesta del "astotxo" originaba preguntas capciosas de la grey infantil a lo largo del año. Estas reiteradas interrogantes "crearon" la ingenua idolatría hacia un burro blanco, elegante y sociable, perteneciente a la cuadra del caserío "Maizpi", que pacía en un prado próximo al pétreo alcázar de penitencia. Cualquier motivo se consideraba ideal en la mente de los niños para invitar a maíz al "Platero" de "Maizpi". El dulce "Platero" trotón que congregó a la chiquillería por el camino que conduce a Lazkaumendi murió ha poco y quizá su rebuzno agradecido haya sido repuesto por el metálico rugir de un tractor.

Historia de las imágenes.

Hasta las reformas litúrgicas postconciliares, Maria, José, el Niño y el borrico se instalaban en el presbiterio de la capilla y ahora ocupan el locutorio tras la verja que limita la clausura. Las imágenes primitivas de 1,30 metros fueron adquiridas en Madrid en 1770. La virgen con su hijo se regalaron a la parroquia de Garín, donde se veneran. San José, de notable valor, lo conservan en el monasterio.
El borrico actual, ceniciento y orejudo lo compraron a un escultor madrileño a fines del pasado siglo y costó 1.884 reales. El sufrido équido carga a la grupa con la Madre y Jesús, mientras el patriarca tira del ronzal con una mano, y con la otra sujeta el cayado apoyado en su hombro y portando en el otro extremo un curioso cesto de líneas auténticamente "ye-yes", donde lleva sus limitados enseres....

La fiesta se perdía

Decaía el esplendor de la original conmemoración. El grupo de mozos locales que en breve se incorporan al Ejército han tenido la genial idea de coyunturar su adiós a Lazcano con un programa que hará resurgir la fiesta del "astotxo".
El domingo, día 7, está muy próximo quizá para organizar actos que hagan reverdecer viejas costumbres e implantar otras en honor del burro.Como quiera que la reclutación se repetirá impepinablemente podemos lograr entre todos conferir afecto, brillantez e ingenio a una jornada que se debiera intitular el "Día del Burro".
Otro inciso, lector. Entre los quintos figura Francisco Tejados, natural de Ezuza (Albacete), y vecino de Lazcano, que se expresa en euskera con la suficiente soltura como para actuar de bersolari. A raíz de una actuación que ambos tuvimos en un festival benéfico le bauticé con el nombre artístico de "Patxi Tellatu", que es por el cual se le conoce. Su hermano, Pepe habla también en euskera y toca el txistu.¡Lo que se dice un buen injerto!
Sufrido, laborioso amigo del hombre que nunca te desbocas. Tú que estuviste presente en pasajes de la Biblia y en los momentos sublimes de Cristo: nacimiento, huída, entrada triunfal a Jerusalen. Posiblemente que todos los reclutas no sean destinados a Caballería. Pero tú, borrico, que tienes influencias con los de Nazaret, intercede por estos chicos sanos y nobles de la vieja Euskalerri.

-----------

Para cuantos deseen volver sus ojos a esa edad de oro de la infancia termino con una frase del Nobel Juan Ramón, que ojalá tenga vigencia el domingo en Lazcano: ¡Hasta el rebuzno de "Platero" se hace tierno bajo la dulce carga llovida!

IÑAKI LINAZASORO

sábado, 6 de enero de 2018

Puntualizaciones personales (yII)

LA VOZ DE ESPAÑA.
04.01.1968
(.....)
Los espectáculos de empresas.

Siempre tengo presente al enjuiciar actividades de empresas particulares de espectáculos que nadie mejor que ellas saben lo que conviene a sus intereses, aunque casi siempre actúen de acuerdo, asimismo, a gusto del público consumidor y pagano. Por ello me parece demasiado alegre y gratuito decir que la afición taurina ha echado de menos a Fulanito, Menganito y Zutanito, cuando, al margen de las diferencias que puedan existir entre empresas y determinados toreros y ante las cuales no cabe otra disyuntiva que aceptarlas, se cita a un diestro, por ejemplo, que sólo ha toreado siete tardes en toda la temporada y en plazas de tercer orden. Claro que el criterio particular puede pedir la inclusión en el abono de John Fulton o Coleho, citados como novedades, pero ¿de rendimiento taquillero? Y ello sin olvidar que hace dos temporadas la empresa se mostró "generosa" y montó nueve novilladas fuera del abono, y el resultado económico fue desolador.
Lo mismo cabe decir de la campaña teatral ¿Puede instarse seriamente la actuación de compañías de cámara o ensayo? Entendemos rotundamente que no. Y quien desee información sobre el particular puede inquirir en el Victoria Eugenia, donde no hace varios veranos se hizo alguna brevísima campaña de teatro en verso -creemos recordar que fue "El caballero del milagro"- que hubo de reducirse en sus cinco días iniciales por los vacíos que registraba la sala.
Sin ir más lejos, la última temporada los mayores índices de recaudaciones se los apuntaron Colsada y Zori-Santos-Codeso (revistas), Carlos Larrañaga y Conchita Velasco (popularidad) y Martinez Soria y Conchita Garcés (comicidad), mientras todo un Federico García Lorca con "Mariana Pineda" arrojaba las más flojas taquillas. Si ustedes se ponen, pues, en el caso de los empresarios, creo que sobra la duda a la hora de la elección.

Coordinación.

Se ha escrito también sobre la coordinación de espectáculos. En mi estrecho contacto con el Centro de Atracción y Turismo he podido comprobar los esfuerzos que cada temporada se realizan para conocer con la debida antelación La programación veraniega. Pero hay que luchar con mil imponderables. Comenzando por ese afán de acumular casi todos los acontecimientos en plena Semana Grande. Al esbozarse el I Torneo de Fútbol "Ciudad de San Sebastián", hice ver mi opinión sobre el riesgo que suponía su coincidencia con corridas de toros y fuegos artificiales. se me argumentó que esos días había "gente para todo". La experiencia demostró que no. Máxime cuando de golpe y porrazo se organizó una velada de boxeo de alto rango que, en cambio, si fue un éxito. Y en esto entra ya la veleidad del público, sobre cuyas reacciones o preferencias es dificilísimo prejuzgar.
La hora de comienzo, otro ejemplo del concurso de fuegos artificiales, supuso muchos quebraderos de cabeza para el C.A.T. A quien se abrumaba y hacia vacilar con diversidad de opiniones. Para unos, las diez y media de la noche era la hora impropia, teniendo en cuenta que un gran porcentaje de espectadores son infantiles, que a tal hora debían estar ya en la cama. Si se señalaba el comienzo a las nueve y media se quejaban quienes acudían a los espectáculos vespertinos que no finalizaban para dicha hora.
Y los industriales de la hostelería no parecen, hablamos en términos generales, estar conformes con ninguna de las dos horas. Si la primera porque coincide con las cenas, que quedan chafadas según su opinión, y si la segunda, porque malogran el momento del aperitivo. Si a alguno le he argumentado que "algo les dejará ese gentío que sale en las noches de concurso", contestan un tanto despectivamente que algún refresco o un café con leche, consumiciones que no pueden compensar las de las "horas puntas" anteriormente citadas.
Me consta que las empresas de espectáculos también salen perjudicadas. (Este verano pasado, nada más finalizar una colección de fuegos, fui al Principal, donde debutaban Conchita Montes, Arturo Fernandez y Adolfo Marsillach y la entrada era desoladora). Y esas mismas empresas se lamentan de la competencia del desfile de carrozas que les hace "polvo" las dos sesiones de tarde. Es decir, que la coordinación es tan difícil, tan difícil de resolver, que a quien la consiguiera habría que concederle la Medalla al Mérito Turístico.
A ese mérito turístico que lo posee San Sebastián manteniendo su condición de capital veraniega de España y al que creo, con toda sinceridad, que no hay por que buscarle similitudes o paralelismos con otros lugares de nuestro mismo país últimamente incorporados al turismo.
Pero esto se apartaría del motivo que me llevó a escribir este artículo, al que lamentaría que alguien viese otras consideraciones que las de simple puntualización a una encuesta y unas opiniones.

MIGUEL VIDAURRE.